Etiquetas

miércoles, 22 de noviembre de 2017

"FUNDACIÓN CIENTÍFICA DEL COLEGIO DE MÉDICOS DE SEGOVIA" Y SUS ACTIVIDADES





Dentro del ciclo SOBREMESAS DE SALUD de la Asociación Andrés Laguna para la Promoción de las Ciencias de la Salud, el pasado días 16 de Noviembre compartimos mantel con Javier Manzanares Sacristán, presidente de la Fundación Científica del Colegio de Médicos de Segovia.

La conversación transcurrió sobre las cosas que se hacen y las que se pueden hacer desde este tipo de instituciones en favor de los profesionales y la sociedad, no sólo de promoción científica, también de aspectos eminentemente culturales.

Resumimos a continuación algunas de las actividades de esta Fundación, según nos ha facilitado el Dr Manzanares, al que le agradecemos su amabilidad y su dedicación:

Nos juntamos en comida de trabajo con el objetivo de dar a conocer las actividades sociosanitarias y científicas de la Fundación Científica del Colegio de Médicos y con ello tener un punto de partida para valorar las posibilidades de colaboración en los distintos eventos de ambas Asociaciones.

Comento que las actividades de la Fundación Científica tienen dos metas, una encaminada a los profesionales colegiados:

1/ Formación continuada mediante la realización de cursos (este año p.e. Curso de Urgencias, 2º Curso de actualización en Medicina, charlas, conferencias sobre patologías concretas, mesas redondas en las que se abordan tanto temas asistenciales puramente médicos como de actitud: coaching, bioética, actitud ante situaciones conflictivas…).

2/ Una segunda vía de trabajo es la de conexionar a los profesionales, mediante actividades científicas culturales: tenemos una semana cultural con motivo de la festividad de la Virgen del Perpetuo Socorro (charlas, conferencias y exposiciones: Andrés Laguna, instrumental médico antiguo, sobre arte en Segovia…), y otra previa a la Navidad con presentación de habilidades artísticas de los colegiados: Exposición de habilidades artísticas, pinturas, esculturas tallas de madera….

El salón de actos también se convierte en plataforma de presentación de libros escritos por colegiados.

La finalidad es que conozcamos tanto el lado profesional médico como otras facetas personales y permita integrarnos más.

3/ La tercera vía es apoyo a la investigación. Desde el Colegio cada año convocamos cuatro premios a las mejores comunicaciones en revistas, Congresos y mejor Proyecto de Investigación con cantidades económicas como incentivo. Asimismo concedemos ayudas económicas para inscripción a Congresos a los MIR que presenten algún trabajo al mismo. Igualmente apoya en los trabajos con un especialista en estadística para la realización de los mismos.  Queremos potenciar la investigación en Medicina Primaria mediante un acuerdo con la Real Academia de Medicina de Salamanca para otorgar un Premio a la mejor publicación realizada por médicos de esta especialidad mediante un acuerdo con la Real Academia de Medicina de Salamanca

La segunda meta de la Fundación es dedicada a la población y educación sanitaria. El Colegio colabora desde hace años dando clases en la Universidad de la Experiencia con temas diferentes en cada curso. Damos charlas a los antiguos alumnos de la Universidad de la Experiencia, a Asociaciones como las Amas de Casa, Diabetes, Fibromialgia, Asociación de Piernas Inquietas… para las que se ha llegado a dejar nuestro salón de actos o AECC habiendo organizado cursos abiertos a la población Tenemos un espacio quincenal en Radio pública sobre temas de salud.

Se ha iniciado por nuestra parte la realización de cursos de RCP con la idea de sensibilizar, fundamentalmente, a las distintas Administraciones sobre la necesidad de poseer desfibriladores en espacios públicos. 

lunes, 23 de octubre de 2017

Sobre el concepto de "Salud"





Comenzamos nuestro ciclo de sesiones de “SOBREMESAS DE SALUD”, con un invitado excepcional, el profesor Rodrigo González Martín, que en la actualidad ocupa el cargo de Defensor de la Ciudadanía de la Ciudad de Segovia.

En una sesión entrañable, amena y muy interesante, plagada de ejemplos que nos llevaron a conclusiones generales, partimos del concepto de Salud como “Bienestar”, sensación que también ha ido cambiando a lo largo del tiempo, ya que no son las mismas las exigencias que tiene el hombre actual, que el de una generación anterior, por ejemplo. Urge esta reflexión porque sentimos que con frecuencia estanos más bloqueados por el “malestar” en una sociedad en crisis.

Y esta sensación de “bienestar” está muy ligada al entorno en que vivimos, el objetivo es conseguir “ciudades saludables”, o como se definía en la tertulia, “ciudades amables” con la gente, concepto muy ligado a la accesibilidad a los servicios, a la habitabilidad de nuestros barrios, al uso y gestión de los espacios públicos, y por supuesto a minimizar las circunstancias perturbadoras.

Para conseguir estos objetivos es importante la participación del ciudadano en los debates y tomas de decisiones, no se trata de votar simplemente, sino de que el ciudadano se sienta escuchado, tenido en cuenta, aunque luego decida no participar de una forma más activa.

Basten dos ejemplos para comprobar que aún queda bastante camino por delante, uno es el caso de los ruidos, que según qué tipo de afectados, puede tener consecuencias bastante dañinas para la salud, y otro es el de la accesibilidad, tanto en la vía pública, en los transportes públicos, como en los edificios públicos o privados, un problema sobre el que se lleva mucho tiempo trabajando, pero que aún hay mucho por hacer, incluidos el personal técnico, que no le prestan la debida importancia.

Mejorar nuestra salud en nuestro ámbito más cercano, no es por tanto sólo mejorar las estructuras sanitarias, sino que a través de los mecanismos de participación podamos conseguir un ambiente “amable” donde desarrollar cómodamente nuestras capacidades vitales.

A lo largo de la animada y muy participativa conversación de sobremesa que nos convocó el pasado día 20 de octubre en el restaurante Casares, encontrábamos la necesidad de ahondar y defender un concepto más amplio, transversal, abierto y colectivo de la salud como “salud cívica”. No hay “salud ciudadana” sin calidad de servicios, cultura de igualdad y transparencia, vida saludable en una sociedad de valores compartidos. Nos parecía necesario superar la contradicción de sentirnos cada día más sanos en una sociedad enferma. La “salud cívica” es un logro colectivo resultante de una aproximación y cumplimiento de los Derechos Humanos en una democracia de proximidad.

Para una “salud cívica” debemos aspirar a una calidad de vida saludable compartida, superando las desigualdades, discriminaciones, estigmas, prejuicios, violencias, abusos, exclusiones sociales, segregaciones, tratamientos abusivos y arbitrarios…como “enfermedades ciudadanas”. Una “ciudad saludable” es una ciudad accesible e inclusiva, una ciudad para todas y todos, una ciudad no contaminada y contaminante de aire, ruidos, visual, cognitivamente. Una ciudad de las mujeres y de los hombres, por igual. Una ciudad con urbanismo humanitario que supere los intereses especulativos sin tener en cuenta la ciudadanía.

Proponíamos como conclusión general de la sesión, como mejor postre equilibrado y saludable, la siguiente receta: “Conscientes del aumento de las desigualdades y de las dificultades para el cumplimento de los Derechos Humanos que dan razón de ser a nuestra actividad y valor de identidad a la ciudadanía en pleno siglo XXI, podríamos afirmar que no hay “salud cívica” sin avances significativos en el logro y cumplimiento de los Derechos Humanos”


Buen provecho…!!!

miércoles, 28 de junio de 2017

INICIATIVA "CIUDADES SEGURAS PARA LAS MUJERES"







INICIATIVA CIUDADES SEGURAS PARA LAS MUJERES

RM Cárdaba García1, I Cárdaba García2.
1 Gerencia de Emergencias Sanitarias SACYL. 
2 Complejo hospitalario de Segovia.
(Comunicación presentada en la “REUNIÓN CIUDADES QUE TE CUIDAN”. Segovia, Marzo de 2017)

La ONU, en el ámbito de la defensa de los Derechos Humanos, en 2010 pone en marcha la Iniciativa mundial Ciudades Seguras para las mujeres, con el fin de crear espacios públicos seguros y libres de violencia.

Las mujeres y niñas sufren y temen los diversos tipos de violencia sexual en espacios públicos, desde el acoso sexual hasta la agresión sexual que incluye la violación y el feminicidio. Ocurre en las calles, en el transporte público, en los parques, en las escuelas y los lugares de trabajo y alrededor de ellos, en aseos públicos y en sus propios vecindarios (Michaud, 2002).

Esta realidad reduce la libertad de movimiento de mujeres y niñas, reduce su capacidad de participar en la escuela, el trabajo y la vida pública. Limita su acceso a los servicios esenciales y a disfrutar de oportunidades culturales y de ocio. Asimismo, repercute negativamente en su salud y bienestar.

Pese a que actualmente la violencia en el ámbito privado se reconoce ampliamente como una violación de derechos humanos, la violencia contra mujeres y niñas, en especial el acoso sexual en espacios públicos, sigue siendo un tema en gran medida desatendido, con pocas leyes o políticas para acometerla y prevenirla.

Es cierto, que existe una gran variedad de situaciones en función del país o la zona geográfica en cada continente, pero la realidad social nos muestra que en todo el mundo se pueden encontrar innumerables ciudades donde las niñas y mujeres de hoy en día no están seguras (Aldasoro & Sanz, 2002).



JUSTIFICACIÓN:
Las mujeres y las niñas padecen situaciones de violencia que son diferentes a las que sufren los hombres. La violencia ejercida contra mujeres y niñas por razón de género es una de las peores discriminaciones que éstas sufren. Esta discriminación es consecuencia de una cultura patriarcal basada en relaciones de poder desiguales entre hombres y mujeres. Las mujeres y niñas son acosadas sexualmente con mucha más frecuencia que los hombres y los niños, lo cual no quiere decir que ellos no puedan padecerlo también. Las féminas también están continuamente expuestas al abuso y a violaciones en todo tipo de entornos. La omnipresente violencia hacia las mujeres y niñas se suma al temor de éstas de ser víctimas de delitos como robo y otro tipo de agresiones. El abuso sexual es la principal causa de miedo entre las mujeres en las ciudades. Como resultado de este hecho, los estudios reflejan que las mujeres cambian sus rutinas con más frecuencia que los hombres. Por ejemplo, las mujeres tienden a dejar de salir solas cuando anochece, mientras que los hombres no. Por lo tanto, las mujeres y las niñas sienten y perciben la seguridad e inseguridad de forma diferente que los hombres y los niños (Dalmazzo, Serrano & Cardona, 2008).

En Nueva Delhi, un estudio de referencia realizado en 2012 que refleja que el 92 por ciento de las mujeres había sufrido algún tipo de violencia sexual en espacios públicos a lo largo de su vida, y que el 88 por ciento de mujeres había sufrido algún tipo de acoso sexual visual y verbal (comentarios no deseados de naturaleza sexual, silbidos, miradas o gestos obscenos) a lo largo de su vida.

En Quito se mostraron resultados de un estudio de alcance realizado en 2011 que revelaba que el 68 por ciento de las mujeres habían sufrido algún tipo de acoso sexual y violencia sexual, al menos una vez durante el año previo.

En Kigali, un estudio realizado en 2012 reveló que el miedo que tienen las mujeres a sufrir acoso sexual y otros tipos de violencia sexual limita su participación en actividades fuera del hogar durante el día y la noche. El 42 por ciento de las mujeres afirmó que tenía miedo de ir a los centros educativos durante el día y el 55 por ciento cuando oscurece. Más de la mitad de las mujeres afirmó tener miedo de participar en actividades de ocio durante el día y cuando oscurece.

En Londres, en una encuesta realizada en 2012 por la Coalición para poner fin a la violencia contra las mujeres, el 43 por ciento de mujeres jóvenes afirmó haber sufrido acoso en la calle durante el año previo a la encuesta.

En Francia, un estudio realizado en 2013 por el Instituto Nacional de Estadística y Estudios Económicos, descubrió que una de cada cuatro mujeres tenía miedo cuando caminaba por la calle, y que una de cada cinco mujeres había sufrido acoso verbal en la calle durante el año previo a ser preguntadas.

Ambos estudios anteriormente mencionados, muestran que la inseguridad para mujeres y niñas no es un fenómeno exclusivo de países subdesarrollados o en vías de desarrollo, sino que es un hecho social basado en la cultura patriarcal imperante a nivel global y del que no estamos exentas las mujeres de países más desarrollados.

En febrero de 2013, encabezadas por la ciudad de Dublín, varias ciudades de países desarrollados también se unieron a la iniciativa mundial Ciudades Seguras para compartir su conocimiento y fortalecer y ampliar sus iniciativas para prevenir el acoso sexual y otras formas de violencia sexual contra las mujeres y niñas en espacios públicos (Aldasoro & Sanz, 2002).



LA CIUDAD COMO ESPACIO PÚBLICO POR EXCELENCIA:
La ciudad como terreno donde se entrecruzan demandas y aspiraciones representa el escenario donde se desarrollan las ciudadanías. La imagen de la ciudad nos llega como el lugar de la objetividad y espacio para la acción con indiferencia del sexo de los individuos que en él se encuentran.

El urbanismo no es neutro desde el punto de vista de género, puede mejorar o perjudicar el modo en que las mujeres se relacionan con el espacio donde viven. Las necesidades sociales suelen ser relegadas frente a las cuestiones relativas a la eficiencia económica y pueden considerarse a las mujeres, junto con los segmentos de la sociedad de menor renta, uno de los sectores más perjudicados socialmente dentro de esta lógica meramente económica (Durán & Prezi, 1998).

El hecho principal que diferencia la relación de las mujeres con la ciudad respecto de la de los hombres es lo relativo a la vida cotidiana. En la mayoría de las mujeres su experiencia cotidiana en el espacio urbano difiere mucho de la de los varones. La responsabilidad de lo doméstico continua considerándose responsabilidad femenina, el tiempo de las mujeres sufre una sobrecarga de actividades que apunta a una clara relación con la ciudad en términos de compatibilizar las posibilidades que brinda el espacio con las necesidades que la vida cotidiana exige (Burgess, 2003).


¿QUÉ ES UNA CIUDAD SEGURA PARA LAS MUJERES?
La ONU junto con UNICEF, establecen unos puntos clave para poder considerar a una ciudad, espacio seguro para el género femenino:

·        Una ciudad donde las mujeres pueden disfrutar de los espacios públicos y de una vida pública sin temor a ser agredidas.
·         Una ciudad donde no se ejerce violencia hacia las mujeres y las niñas, ni en su casa ni en la calle.
·         Una ciudad donde las mujeres y las niñas no son discriminadas y donde sus derechos económicos, sociales, políticos y culturales están garantizados.
·         Una ciudad donde mujeres y niñas participan en la toma de decisiones que afectan a la comunidad en la que viven.
·         Una ciudad donde el estado garantiza los derechos humanos de todas las personas sin excluir a las mujeres y las niñas.
·         Una ciudad donde el estado y el gobierno local llevan a cabo acciones para atender, prevenir y sancionar la violencia contra las mujeres y niñas.
·         Una ciudad donde el estado y el gobierno local garantizan el acceso de las mujeres y niñas a la justicia.

Las asociaciones anteriormente mencionadas, marcaron unas pautas generales para todos los países del mundo. Resulta sorprendente desde nuestra perspectiva emic algunas de las pautas puesto que vivimos en un país que ha superado esas barreras, pero no así otras, como puede ser el hecho de las diferencias salariales por género, el techo de cristal o el suelo de terciopelo, entre otras. Esas diferencias que tenemos inmersas en nuestro inconsciente como una impronta adquirida en el medio social en el que vivimos, son las que hacen que la mujer se sienta en su foro interno inferior al varón y con miedo a poder ser agredida por él en caso de no cumplir las normas no escritas, por ejemplo, una mujer que vuelve sola a casa de noche puede ser agredida con más facilidad que un varón, porque la mujer no debería estar ahí en ese momento, en la calle, sola y de noche (Bustelo, 2004).



BENEFICIOS DE UNA CIUDAD SEGURA PARA EL GÉNERO FEMENINO:
1. Si las ciudades y comunidades se vuelven más seguras para mujeres y niñas, se puede ampliar su participación social, económica, cultural y política total como ciudadanos iguales. Las ciudades y comunidades que son seguras y están libres de violencia hacia la mujer, ayudan a crear igualdad de oportunidades para hombres y mujeres. Cuando son más seguros y cómodos, los espacios públicos ofrecen un sinnúmero de posibilidades para la participación de mujeres y niñas en las áreas de trabajo, educación, política y recreación. La construcción de ciudades y comunidades seguras para mujeres y niñas depende de la eliminación de la violencia e inseguridad que impiden que las mujeres y niñas usen los espacios públicos libremente, como ciudadanas con igualdad de derechos humanos de oportunidad y seguridad.

2. La inseguridad y la percepción de inseguridad impiden que las mujeres y niñas puedan usar y disfrutar completamente la ciudad y conduce a la existencia de prejuicios injustos sobre las mujeres. Cuando las mujeres y niñas perciben que el entorno es peligroso, se ven limitadas en el uso y disfrute de los espacios públicos porque evitan los lugares donde se sienten inseguras (Viswanath y Mehrotra, 2007).

Como resultado, las calles, plazas, parques y barrios son usados con más frecuencia por los hombres y niños que por las mujeres y niñas. Este hecho contribuye a prejuicios injustos que las mujeres y niñas siempre deben tener miedo, y son tratadas como débiles, desvalidas, y vulnerables. Esto hace que las mujeres y niñas sean víctimas del miedo, además de víctimas de violencia (Falú, 2007). A pesar de numerosos protocolos, políticas y una mayor conciencia a nivel mundial sobre la violencia hacia la mujer y las niñas, estas formas de violencia y sus efectos permanecen subestimados y los gobiernos y la sociedad civil no los toman en cuenta lo suficiente. También, hasta ahora, la violencia hacia la mujer generalmente no es considerada un componente de la violencia urbana. Esto significa que los programas que son diseñados para erradicar la violencia urbana no abarcan la violencia hacia la mujer.

3. Cuando se previenen o disminuyen las causas que originan la violencia, también pueden prevenirse o eliminarse los problemas relacionados con ella, y las ciudades pueden ser más seguras para todos. Los efectos positivos de las ciudades seguras y los programas comunitarios incluyen:

·         Mejor reconocimiento de los derechos de las mujeres y niñas
·         Mayor independencia de las mujeres
·         Mayor participación de las mujeres en la vida democrática
·         La difusión del reconocimiento que las relaciones de poder desiguales, entre hombres y mujeres, son una de las principales causas y consecuencias de la violencia contra las mujeres.
·        La difusión del reconocimiento que la violencia contra la mujer es un obstáculo para el desarrollo de ciudades y comunidades.
·         Mayor conocimiento público de cómo la violencia en los espacios públicos y la violencia en la esfera privada están conectados.
·         La difusión de conocimiento y la evaluación del impacto de la violencia hacia las mujeres y las niñas en las ciudades, incluyendo su costo económico. Por ejemplo, cada año, las ciudades gastan millones de euros en fuerzas policiales, servicios de salud y otros servicios para las víctimas, relacionados con las experiencias de las mujeres y el temor a la violencia en los espacios públicos.
·      Considerar las diferentes necesidades de otros grupos marginados, tales como poblaciones emigrantes, comunidades étnico-culturales, mujeres con discapacidades, niñas adolescentes, ancianas, y otras (Segovia, 2007; Rainiero, Rodigou & Pérez, 2006; Vega, 2006).

CONSECUENCIAS DE LA INSEGURIDAD DE LAS MUJERES:
·         Miedo a circular libremente a cualquier hora: restricciones de movilidad.
·         Obstáculos en la participación en la vida social.
·         Dependencia de protección (figura masculina, sistemas de alarma, policía etc).
·         Falta de confianza en sí mismas y falta de autonomía.
·         Percepción del mundo como amenazador y peligroso.
·         Aislamiento.
·         Estrés y mayor consumo de ansiolíticos.
·         Transmisión de inseguridad a otras niñas.
·         Sentimiento de culpa ante un incidente.
·         Percepción de sí mismas como víctimas.
·       Obstáculos al desarrollo de la mujer como miembro de un colectivo social: supervivencia en vez de pleno derecho (Segovia, 2007).



ENFOQUES DE POLÍTICAS PARA LA PROMOCIÓN DE CIUDADES SEGURAS DESDE LA PERSPECTIVA DE GÉNERO:
1. Concepción asistencialista:
Las instituciones y servicios públicos se crean para atender la situación posviolencia, es decir, cuando la mujer se ha convertido en víctima. Sin embargo, no se construyen y elaboran estrategias y recursos para la prevención de la violencia, ni para promover los derechos de las mujeres.

2. Concepción victimista:
Las mujeres son tratadas solamente como víctimas y destinatarias de recomendaciones, consejos o sugerencias que en realidad inhiben y limitan sus movimientos en la ciudad e inciden en las elecciones y decisiones respecto a las actividades a desarrollar, los horarios y lugares por donde transitar.

3. Concepción delegativa:
Si bien se crean organismos específicos y con personal capacitado para atender a las mujeres víctimas de violencia, con el objetivo de una atención adecuada que impida la doble victimización a la que se ven expuestas, no se aborda la estructura institucional en su conjunto (judicial, policial, servicios sociales etc). El comportamiento de la mujer es la causa de la violencia, lo que genera culpabilidad en las víctimas.

4. Concepción que enfatiza la violencia intrafamiliar:
Movimientos sociales femeninos realizan esfuerzos para que la violencia que se ejerce contra ellas en el ámbito doméstico o privado sea reconocida como una violación de los derechos humanos, y por tanto un problema de responsabilidad social, ha implicado que los gobiernos destinen recursos y acciones para eliminar y penalizar este tipo de violencia, sin embargo, en el ámbito social, se excluye la violencia que se ejerce contra las mujeres en el espacio público de la ciudad (Mac Dowell, 2000).

BIBLIOGRAFÍA:
Aldasoro, E. y Sanz del Pozo, A. (2002). Mapa de la Ciudad Prohibida para las Mujeres. Una experiencia de participacion con las mujeres jóvenes. Basauri, España: Ayuntamiento de Basauri.

Burgess, R. (2003). Ciudad y sostenibilidad: desarrollo urbano sostenible. Bruselas, Bélgica: Cuadernos Cepal de la ONU.

Bustelo, M. (2004). La evaluación de las políticas de género en España. Madrid, España: La catarata.

Dalmazzo, M., Serrano, N. y Cardona, L. (2008). Ciudades Seguras: Violencia Contra Las Mujeres Y Políticas Públicas. Bogotá, Colombia: Programa Regional Ciudades Seguras: Violencia Contra Las Mujeres Y Políticas Públicas.

Durán, M. A. y Pezzi, C. H. (1998). La ciudad compartida. Madrid, España: Consejo superior de los Colegios de Arquitectos de España.

Mac Dowell, L. (2000). Género, identidad y lugar. Madrid, España: Ediciones cátedra.

Michaud, A. (2002). La seguridad de las mujeres: de la dependencia a la autonomía. Montréal, Canadá: Femmes et ville.

Rainiero, L., Rodigou, M. y Pérez, S. (2006). Herramientas para la promoción de ciudades seguras desde la perspectiva de género. Córdoba, Argentina: UNIFEM.

Segovia, O. (2007). Resumen de los Talleres de Debate en torno a ciudades más seguras para tod@s. Madrid, España: Seguridad y género.

Vega, P. (2006). Las mujeres de la calle y la calle de las mujeres. La conquista de la calle. Madrid, España: Colectivo de mujeres urbanitas.



domingo, 28 de mayo de 2017

Convocatoria CUARTA EDICIÓN DEL PREMIO UNIVERSITARIO "JOSÉ ÁNGEL GÓMEZ DE CASO"



PREMIO UNIVERSITARIO
"JOSÉ ÁNGEL GÓMEZ DE CASO CANTO"
IV Edición

BASES

El Premio José Ángel Gómez de Caso, patrocinado por la “Asociación Andrés Laguna para la promoción de las Ciencias de la Salud”, tiene como fin reconocer a aquellos universitarios que elaboren un trabajo de campo o de investigación (en especial trabajos fin de Grado, o fin de Máster), cuyo objetivo sea poner en valor cualquier aspecto relacionado con la salud de las personas
·         El Premio tendrá una periodicidad anual y podrá declararse desierto.
·         El  Premio tendrá una dotación de 500 €, con la retención pertinente según la legislación vigente, concediéndose al galardonado un diploma acreditativo en el acto de entrega.
·         Su entrega se realizará en el acto institucional organizado por la Asociación Andrés Laguna para la Promoción de las Ciencias de la Salud.
·         Las bases de este premio se encontrarán en el blog de la Asociación

1.-Requisitos de los solicitantes:
  Podrán presentar su candidatura a este Premio todos aquellos segovianos que  realicen o hayan realizado sus estudios de grado o máster, con una antigüedad máxima de dos años en el momento de presentar el trabajo, o todas aquellas personas que realicen o hayan realizado sus estudios de grado o máster en los últimos dos años en las universidades de Segovia.
También se admitirán aquellos trabajos que versen sobre temas de salud de la provincia de Segovia, aunque su autor no sea segoviano.
En el supuesto de que exista más de un autor al menos uno tendrá alguna de las vinculaciones con esta provincia expuestas anteriormente

             2.-Documentación a presentar:
      El trabajo se presentará en formato pdf, en un soporte CD o DVD, en el que no constará ningún dato identificativo del autor y sólo se consignará un título con un lema o pseudónimo.  En el texto se deberá omitir cualquier referencia que pueda identificar al autor, director o tutor, o centro universitario de pertenencia, así como cualquier imagen o logotipo que incluya datos de identificación.
El trabajo estará escrito en castellano o inglés, en este último caso se adjuntará un amplio resumen en castellano.
Junto con el CD o DVD, se entregará un sobre cerrado que llevará el mismo título o lema, en su parte exterior, en el que se incluirá:
a.                   Escrito en el que se indique el título del trabajo y la documentación que se acompaña, así como el nombre y apellidos del autor, correo postal y electrónico y número de teléfono.
b.                   Curriculum del solicitante o solicitantes
c.                   Fotocopias del expediente académico y del DNI

3.-Jurado
El Premio será concedido por un Jurado formado por las siguientes personas:
1.      El Presidente de la Asociación Andrés Laguna para la Promoción de las Ciencias de la Salud, o persona en quien delegue.
2.      El Secretario  de la Asociación Andrés Laguna para la Promoción de las Ciencias de la Salud.
3.      Cuatro representantes de distintas profesiones sanitarias y un docente de la Asociación Andrés Laguna para la Promoción de las Ciencias de la Salud. Todos serán elegidos por la junta directiva.


4.-Plazos
1.      El plazo para presentar las candidaturas finalizará a las 14 horas del día 30 de Octubre de 2017.
2.      El envío de los trabajos se realizará por correo certificado o personalmente a la sede de la Asociación, situada en el Colegio Oficial de Médicos de Segovia, C/ Conde Sepúlveda nº 24, 1º. 40006. Segovia.
3.      El fallo, que será discrecional, se emitirá antes del día 31 de enero de 2018.
4.      La Asociación Andrés Laguna comunicará oficialmente el Premio a quien resulte galardonado, y hará la mayor difusión posible del mismo a través de los distintos medios de comunicación.

5.- Otras Consideraciones
·        La propiedad intelectual de los trabajos premiados y la propiedad material de los documentos que la integran, corresponderán al autor de los mismos.  La Asociación Andrés Laguna se reserva el derecho de conservar en su fondo documental aquellos trabajos premiados, tanto en el formato en papel como en su formato digital. Así como su publicación ya sea en soporte digital o en papel. Los trabajos que se presenten al concurso sólo podrán ser revisados y estudiados por los miembros del Jurado, con la finalidad de emitir un juicio sobre los mismos con motivo del presente concurso. Los trabajos no premiados podrán ser retirados por los interesados en el plazo de dos meses, una vez hecho público el resultado. Transcurrido el plazo se considera  que el autor desiste de su derecho.

·         La participación en esta convocatoria implica la aceptación previa de las bases, del jurado y del fallo del mismo.

Organiza:

Asociación Andrés Laguna para la
Promoción de las Ciencias de la Salud



Colabora:
FUNDACIÓN CAJA RURAL DE SEGOVIA